Azúcar v/s Endulzantes

Es un hecho que se ha estudiado científicamente. Los seres humanos tenemos una preferencia natural hacia lo dulce, que se explicaría como una forma de supervivencia básica relacionada a la necesidad de los recién nacidos de aceptar la leche materna, alimento esencial cuyo sabor es ligeramente dulce. Sin embargo, y a medida que los niños van creciendo, nuestra sociedad tiende a incorporar tempranamente alimentos azucarados, muchas veces en cantidades superiores a lo recomendable. ¿la consecuencia? Mayor sobrepeso en la población infantil y adulta, y mayor prevalencia de trastornos como la insulino resistencia, entre otros.

De ahí que desde hace ya un par de décadas la industria alimenticia lanzara los endulzantes o edulcorantes artificiales, que tienen la ventaja de agregar dulzor a las preparaciones, sin adición de calorías. Hoy son cada vez más las alternativas disponibles y, pese a que una importante mayoría se acostumbra fácilmente a ellos, otros prefieren moderar o suprimir por completo el azúcar, aún cuando eso implique un “trago más amargo”.

Diferencia entre azúcar y edulcorantes


El azúcar es un carbohidrato simple que se caracteriza por su rápida absorción, por lo cual nos entrega rápidamente energía, generando incrementos de glicemia y, por ende, de insulina a través de las células beta del páncreas. Hoy en día su consumo ha sido desplazado por los endulzantes naturales o artificiales, ya que estos no generan los efectos que produce el azúcar y tampoco aporta sus calorías. Esto ha ayudado en el tratamiento para bajar de peso y, principalmente, en el tratamiento dieto terapéutico de la diabetes mellitus e insulino resistencia.
Los edulcorantes son sustancias de origen natural o artificial que no aportan energía y que agregan a los alimentos un sabor dulce. Sus ventajas son múltiples: mantenimiento o reducción del peso, tratamiento de la diabetes y reducción de caries dentales; sin embargo, debemos tener siempre presente que el consumo excesivo de ellos puede resultar tan perjudicial como el exceso de azúcar.


Riesgos de edulcorantes

Si la ingesta de edulcorantes sobrepasa los niveles recomendados de ida (ingesta diaria admisible del edulcorante), estudios en ratones revelan la probabilidad de generar algunos tipos de cáncer, específicamente con la sacarina. Es por esto que a modo de prevención, el ida de la sacarina es más bajo que el resto.

En niños, el consumo exagerado de azúcar se relaciona con obesidad, pues su ingesta en grandes cantidades provoca exceso y acumulación de grasa corporal. Por otro lado, influye directamente en el desarrollo de caries dentales.

Los edulcorantes de origen natural pueden ser consumidos por niños con exceso de peso y niños con diabetes, ya que su principal tratamiento dietario es la restricción de los azúcares simples. De todas maneras, en niños sanos no se recomienda consumir edulcorantes artificiales antes de llegar a los 20 kilos, considerando su ingesta diaria admisible (ida). El ideal es que en niños pequeños se opte, entonces, por un consumo moderado de azúcar.

En el embarazo, se permite el consumo de edulcorantes naturales, especialmente la sucralosa. Los otros edulcorantes no son recomendables en embarazadas ya que atraviesan la placenta.

Azúcar rubia v/s azúcar refinada


Es un mito que el azúcar rubia engorda menos que la refinada. El azúcar rubia es un carbohidrato simple que se absorbe rápidamente, de la misma manera que la blanca. Son prácticamente lo mismo, la única diferencia es que la rubia tiene un baño de melaza (residuo líquido color caramelo de la tercera cristalización del azúcar) y por eso su color café claro. Ambas aportan las mismas calorías.

En el caso del azúcar light, éste se caracteriza por estar compuesta 98% de azúcar simple y 2% de sucralosa, por lo cual efectivamente aporta menos calorías que el azúcar normal, con el mismo sabor. Hay que tener en consideración que los pacientes con insulino-resistencia o diabetes no pueden consumirla.

¿Es cierto que la sacarina, en particular, se asocia a un mayor riesgo de cáncer?
Los edulcorantes pueden ser consumidos de acuerdo a los kilos de peso de una persona y al ida (ingesta diaria admisible del edulcorante). La sacarina tiene un ida mucho más bajo que los otros edulcorantes, por lo cual uno puede consumir menos cantidad por kilo de peso corporal, pudiendo llegar a sus niveles de toxicidad más rápidamente.

Cero azúcar

Una persona perfectamente puede consumir sólo edulcorantes en reemplazo del azúcar natural, principalmente si tiene alteraciones de insulina y glicemia, sin tener efectos negativos en su vida diaria, en términos de ánimo o falta de concentración. Esto, porque la energía necesaria puede ser adquirida a través del adecuado consumo de carbohidratos complejos como cereales, arroz, pastas, pan, etcétera. Mucho mejor si se consumen en forma integral, dado su aporte de fibra.

Tipos de edulcorantes
Origen artificial: Aspartame, ciclamato, sacarina y acesulfamo de potasio.
Origen natural: Sucralosa y estevia.

Para tener en cuenta
El aspartame debe evitarse en personas con fenilcetonuria, una enfermedad degenerativa del sistema nervioso.

La sucralosa fue aprobada en 1998 por la oficina de alimentos y medicinas (fda) como el mejor edulcorante de mesa y para ser usado en productos para hornear, bebidas no alcohólicas, chicles, postres congelados, jugos de fruta y gelatina. La sucralosa sabe como el azúcar, porque se hace de azúcar de mesa, pero no puede digerirse, lo que evita las calorías.
< Volver